Una señal preocupante en Colombia