Una oportunidad biotecnológica para Colombia