La clave para América Latina está en la innovación